Martes, Septiembre 02, 2014
Banner

Ministrando Alabanza en...

He tenido la bendición de minstrar alabanza por más de 15 años. A lo largo de este tiempo me he dado cuenta de que el estilo de ministrar alabanza debe acoplarse al lugar "en" donde estamos, para que pueda ser más efectivo. A continuación te comparto algunos consejos para ministrar alabanza "en" diferentes lugares. Espero que puedan ser útiles para tu ministerio.

Ministrando en...

Nuestra congragación Ministrar en la congregación no es un concierto. El objetivo es crear un ambiente propicio para la comunión con Dios y Su manifestación. El estilo musical de los cantos no debe ser ofensivo para algún sector grande de los asistentes. Muchas veces, cometemos el error de querer hacer en el servicio de domingo lo que vimos en el último concierto, y no siempre es aplicable.

Otra congregación Si es una reunión dominical se debe respetar el mismo objetivo que en nuestra congregación. Además debemos informarnos con los encargados de la iglesia anfitriona acerca de normas, prohibiciones etc. que existan para el tiempo de alabanza.Crear un conflicto que divida a la iglesia anfitriona no es nuestro objetivo; si no se está de acuerdo con alguna de las normas de quién nos invita es mejor hablarlo desde antes, con toda amabilidad ,y si ni ellos ni nosotros estamos dispuestos a ser flexibles en ese punto, es mejor declinar la invitación.

Grupos en casa Es una experiencia muy grata y hace recordar cuando los primeros cristianos alababan a Dios reunidos en casas. Es muy bueno estar acompañado de algún instrumento como guitarra o teclado, pero si no es ese el caso, también a cappella lo podemos hacer muy bien. Se debe hablar y cantar fuerte pero sin llegar a gritar y mantener una actitud espontánea, que dará a los asistentes un sentir de estar en familia y no en un acto demasiado formal y rígido. Aquí el director de cantos tiene la oportunidad de interactuar con las personas de una forma más abierta que como lo puede hacer en un servicio dominical.Es bueno cantar cantos que conozcan la mayoría.

Retiros o campamentos Por lo regular, en los campamentos, los tiempos de alabanza son mucho más largos; por lo cual debemos preparar suficientes cantos. Podemos preparar tiempos de celebración, de guerra espiritual, de comunión con Dios y muchos cantos de ministración. En los retiros, es mayor la atención que las personas ponen sobre los músicos y cantantes cuando no están ministrando, por lo cual es conveniente llevar un equipo de alabanza de buen testimonio.

Actividades evangelísticas Conviene preparar cantos que hablen de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, que inviten a la reflexión, que estén bien interpretados y que el no-creyente pueda sentir el amor y la presencia de Dios.Si se requiere de cantos congregacionales deberán ser cantos que no contengan un lenguaje entendible sólo para los cristianos, es mejor si la letra y el ritmo son sencillos de aprender, y la duración, del total de cantos, de un promedio de 20 minutos.

Celebraciones especiales Tales como graduaciones, bodas, quince años etc.Es bueno preparar cantos cuyo contenido se identifique con el sentir de los agasajados ; y siempre preguntar antes, si la mayoría de asistentes son creyentes o no, para poder escoger cantos adecuados.Cuando la mayoría de los asistentes no son creyentes, conviene que los cantos no sean para que participen, sino más bien escuchen mientras permanecen sentados. Si los agasajados desean cantos congregacionales, la recomendación es la misma que en actividades evangelísticas.

Funerales Requiere mucho tacto, escoger los cantos apropiados para estos momentos; algunas veces los parientes cercanos piden el canto favorito del fallecido; pero en la mayoría de los casos es bueno entonar cantos que traigan fortaleza a los asistentes; son muy oportunos los himnos tradicionales como Aleluya, Cuan grande es Él etc.

Hospitales Cantos que le permitan al enfermo expresar su necesidad a Dios y cantos que traigan fortaleza y ánimo. Debemos crear un ambiente propicio para orar por ellos.

La Cárcel Cantos de guerra espiritual, luego de testimonio y después ministración.Dependiendo bastante de cómo esté el ambiente se debe variar, debemos orar y pedir guianza al Espíritu Santo para saber cómo ministrar.

En Conciertos Es el sueño de muchos… ¡cantar en un concierto! Pero sería bueno revisar nuestras motivaciones para cantar en uno y pedirle a Dios que nos ayude a mantener la motivación correcta. Luego de eso, definir qué tipo de concierto va a ser; evangelístico o de alabanza y adoración. Dependiendo de ello, le damos el enfoque y escogemos los cantos. Durante la presentación se deberá interactuar bastante con los asistentes, tener un buen manejo escénico y una buena técnica vocal. Nunca olvidemos que todo el show es solamente un adorno, nuestro corazón debe estar centrado en Jesús y en cumplir su propósito.

Banner